La prestación por cese de actividad en autónomos es un fraude de Ley

La prestación por cese de actividad en autónomos es un fraude de Ley

El presidente de ATA se muestra contundente al referirse a la prestación por cese para autónomos: “se está permitiendo cotizar cuando saben que no van a poder cobrar”.

La prestación por cese de actividad es lo más parecido que tiene un autónomo al paro por desempleo. Es una prestación que trata de proteger al profesional por cuenta propia, en el caso de que se vea obligado a cerrar el negocio que regenta. El problema está en el acceso a dicha prestación. Si un asalariado es despedido, tiene derecho a cobrar la prestación por desempleo en el momento en el que lo solicite. En autónomos no funciona así. Se puede dar el caso de haber estado cotizando por esta prestación, y que a la hora de cobrarla, la Seguridad Social nos deniegue el acceso. De este modo, el autónomo puede quedar completamente desamparado.

Una situación que ha denunciado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en el acto de entrega de los premios que su asociación ha otorgado a diferentes organizaciones por su labor de apoyo al colectivo. En pleno debate sobre cómo deben cotizar este tipo de profesionales, Amor ha denunciado que con la prestación por cese de actividad se está cometiendo “un fraude de ley”. “Se está permitiendo cotizar cuando las instituciones saben que no van a poder cobrar”, ha aseverado en el acto.

Un recordatorio con sentido, si tenemos en cuenta que una de las propuestas que se han barajado es obligar a los autónomos a cotizar por estas coberturas, así como por contingencias profesionales, lo que elevaría la cuota que pagan mensualmente. En la actualidad, dichas aportaciones son opcionales.

Amor ha demandado que se resuelvan antes este tipo de problemáticas. “Querer obligar a cotizar, sin solucionar antes cómo obtenerla es algo que no tiene sentido”, ha asegurado. El líder de ATA ha insistido en que los autónomos no están ahora mismo para una subida de cotizaciones, recordando que muchos profesionales por cuenta propia facturan 800 euros, y que tras abonar cuotas, impuestos, etc. les quedan poco más de 400 euros. “No se puede continuar asfixiando”, ha sentenciado.

(Noticia extraída de Cinco Días)

Ampliar / Descargar notícia